Tiempo de Lectura: < 1 minuto

Cómo extraño la vida de Mysore hoy… Extraño los desayunos que se parecen más a un almuerzo, añoro el regateo y hasta extraño la peculiar alegría de encontrar calzas de buena calidad. Esas cosas… Extraño la belleza de lo cotidiano, y creo que amo lo cotidiano de cada lugar.

Las mañanas soleadas de domingo siempre me llevan de regreso a Mysore. Es que la primavera de Buenos Aires se parece mucho a la estación seca del sur de India solo que sin lluvias, claro.

Mientras estaba allá una parte de mí se sentía en casa y otra parte de mí extrañaba Buenos Aires. Recuerdo que a los pocos días de haber regresado de India me senté a escribir. Era una mañana de domingo y llovía en Buenos Aires. Yo tomaba mate y escribía, y así como me faltan palabras para explicar lo que los días secos y soleados me hacen sentir, aquel día no encontraba palabras para explicar lo que me produce la lluvia y la humedad.

Hay una suerte de paz en lo cotidiano, que tiene que ver con saberse en casa.

____________________

Enlaces relacionados: Emociones suaves

Leave a Reply

Búsqueda por temas

Close Bitnami banner
Bitnami