Tiempo de Lectura: < 1 minuto

Salté de la cornisa de mis estructuras mentales con el mismo espíritu del Loco del Tarot de Marsella, en busca de un conocimiento que estaba lejos de casa.

Los que me querían me miraron con vértigo pero me tejieron una red, hecha de manos amigas, manos familiares y manos desconocidas que se volvieron amigas durante mi caída libre. Nunca perdí la fe de que no tocaría el piso. De que algo sucedería; algo del orden de lo mágico. Ha crecido adentro mío una especie de fe que es difícil de transmitir con palabras. Es como una suerte de entrega inocente.

El sol del año se pone en Buenos Aires, y la aurora del próximo anuncia un nuevo salto. Parada otra vez en el borde de la cornisa, ignoro si exista una red esta vez.

Sólo sé que en todo este trayecto me han crecido alas, y que el Universo me cuida la espalda.

_________________________

Entradas relacionadas: Vientos de Cambio

2 Comments

  • Alejandro Martin Juroczko
    diciembre 30, 2015 Reply

    Hola. Me recordó a algun pasaje de Julia Cameron en su libro de Creatividad, donde dice algo así como “tirate al precipicio y aparecerá la red”
    Alejandro

    • Mariana
      diciembre 31, 2015 Reply

      No conozco el libro pero me siento claramente identificada con el mensaje. Gracias

Leave a Reply

Búsqueda por temas

Close Bitnami banner
Bitnami